sábado, 2 de enero de 2010

Inteligencia emocional

   Es una realidad que cada vez más, las empresas se preocupan por la formación de los trabajadores en este ámbito, puesto que se ha descubierto que una de las claves del progreso en el mundo empresarial, se haya en la intensidad en la que los trabajadores de una compañía comprendan y dirijan sus emociones, siendo eficaces en el reconocimiento de las sensaciones de sus clientes (tanto internos, como externos).

   En la acutalidad, no sólo es sufuciente un buen expediente académico, porque ... ¿quién no ha sido "víctima" de entrevistas de personal con situaciones desagradables o incómodas e incluso estresantes?. Ésta, es una de las manifestaciones más claras, en las que el entrevistador nos somete a determinadas pruebas, para comprobar nuestras reacciones ante circunstancias con las que probablemente nos toparemos a lo largo de nuestra carrera profesional.
   Uno de los pioneros en el estudio de este campo, ha sido Daniel Goleman, destacando como elementos principales de la inteligencia emocional los siguientes:

  • Autoconocimiento emocional (o conciencia de uno mismo): es fundamental averiguar cuáles son nuestras emociones y en qué medida nuestro estado anímico incide en nuestra conducta.


  • Autocontrol emocional (o autorregulación): ser capaces de dominar nuestros sentimientos, no dejarse llevar por el "impulso" del momento.


  • Automotivación: mantener siempre una disposición optimista ante los obstáculos que se presenten, ser dinámico y positivo.


  • Reconocimiento de emociones ajenas (o empatía): ser capaz de estimar aquello que los demás piensan no sólo a través de sus palabras, sino de sus expresiones, semblante, etc, puesto que reforzará nuestras relaciones sociales.


  • Relaciones interpersonales (o habilidades sociales): todos somos conscientes en el hecho de que, una buena relación con las personas, es saludable no sólo en el ámbito profesional, sino también en el personal.



Después de esta pequeña introducción, te proponemos que pienses por un momento en la trascendencia que las emociones tienen en nuestras vidas y enseguida reconocerás que, generalmente, afectan a todas nuestras decisiones sin  ni siquiera apreciarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada